Muchas cosas han pasado desde que en en junio de 2012 Dom Hofmann y Rus Yusupov lanzaran Vine. Se trataba de una aplicación de vídeos cortos, de hasta 6 segundos en las que el contenido, generalmente creativo, se repetía infinitamente en bucle. Una innovación dentro de las redes sociales, predecesora al contenido vertical efímero que luego nos llegaría por Snapchat en el año 2014.

Fue en octubre de 2014 cuando Twitter decidió adquirir Vine, dando pasos como ampliar el límite de segundos a 140 que no le llevaron a incrementar su uso, sino a cerrar pocos meses después a partir de enero de 2017. Dieron un tiempo para poder descargar tu contenido ya generado.

Vine, fue todo un éxito a nivel influencia. Se creó una comunidad llamada «viners» que eran los usuarios más influyentes de la red social. Los viners, al igual que los youtubers o en su día que los twitteros (ahora sería más linstagramers), eran contactados en ocasiones por marcas para generar contenido para eventos, lanzamientos de productos, etc. pero sobre todo, los viners eran conocidos por su inmensa creatividad y humor.

Hoffman, cuando Twitter decidió cerrar Vine, mostró su descontento a través de un tweet, en el que por un lado le decía a los emprendedores que no vendieran sus apps a un gigante y por otro que iba a «resucitar» Vine con V2.

Casi 3 años después, no ha llegado V2 sino Byte app, bajo el lema de «creativity first». Una red social que promete recuperar ese espíritu perdido de Vine y que ya se le considera con tan solo unos días de vida, la posible competidora norteamericana a la red social China que está causando furor, Vine.

El lanzamiento lo dio a conocer Dan Hoffman a través de Twitter. ¿Logrará tener el mismo éxito que Vine?

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.